Disfrutar Hoy. Pagar Mañana?

Publicado en Revista Foco. Paraguay

Twitter @angelo.palacios

 

La tendencia a querer vivir por encima de nuestra propia posibilidad,

Es muy raro lo que ocurre. Normalmente nadie desea estar endeudado por encima de lo que puede pagar. Pero la mayoría de nosotros tiende a estarlo. “Mi proceder no lo entiendo”, dice un escritor de un texto sagrado, y concluye con algo como lo siguiente: “Pues quiero hacer lo bueno y termino haciendo lo incorrecto que no quería”. Este texto es muy interesante y se refiere también a temas profundos de la vida, pero a efectos de este artículo viene perfectamente para explicar también la raíz del endeudamiento extremo. Una aclaración importante: El contenido de este artículo no aplica para situaciones límites de salud o situaciones de falta de ingresos por periodos prolongados.

Habiendo dicho esto, sin dudas, la situación de endeudamiento por encima de lo que uno puede, pasa por algo que todos traemos de nacimiento, que es la tendencia a querer vivir por encima de su propia posibilidad, y en algunos casos desmedida. Quizá alguno pueda decir: ¿Y que tiene de malo ser ambicioso? (Sinónimos de ambición: avaricia, codicia, ansia, afán desmedido). Quizá, no hay ningun problema mientras se pueda pagar la cuenta a fin de mes. Hace poco estuvo de visita a Paraguay un amigo que reside en Alemania hace ya varios años. Siempre acostumbramos tomar un café, ponernos al día y hablar de que las cosas que ve cambiadas en Paraguay desde su última visita. Me dijo: “Es impresionante como la gente en Paraguay se está endeudando con tal de tener siempre lo último”. Fue esta una de las personas que me animaron a empezar a escribir y buscar ayudar también desde aquí.

 

Las entidades financieras ganan por nuestra falta de saber esperar

A modo referencial, para dar una cifra del importe que estamos hablando, en Paraguay existe un total de Prestamos de Consumo de aproximadamente USD 1.700 millones . Lo cual desde el punto de visto macroeconómico no esta mal porque ayuda a reactivar la economía. El problema es para aquellos están ahí dentro de ese monto y no están pudiendo pagar o se han endeudado incorrectamente. Las entidades financian cosechas, financian ciclos comerciales y financian también esta falta de saber esperar de muchos de nosotros. O de saber reconocer que no puedo tener siempre lo que quiero o lo último.

Las entidades comerciales y entidades financieras conocen esta situación, y de hecho es perfectamente lícito que sea parte del negocio cubrir esta “necesidad” de clientes actuales o potenciales. El de tener las cosas antes de haber juntado lo suficiente. También conocen la poca capacidad y aun poca educación financiera existente de hacer un ahorro gradual. Una conocida mía me decía: Esta cuotita del préstamo es para mí como “un ahorro obligatorio”; eso es realmente un engaño….no es un “ahorro obligatorio”, realmente es una “deuda obligatoria”. Tiene intereses, pero en contra. Cuando clientes me visitaban a preguntarme sobre un préstamo de consumo, muy raras veces me preguntaban cuál era la tasa de interés, solo “cuanto va a ser mi cuota” para ver si le entraba en su mes a mes. No importaba si el préstamo era a 3 años o a una tasa muy superior. Por favor, de verdad, debemos ayudar a cortar con esto.

 

La educacion debe ser en casa

Todo esto se debe enseñar primero en la familia. La familia es la primera que debe educar en las finanzas, es casi como la educación sexual. Es difícil– no imposible- delegar esto a alguna entidad, o los colegios, a los entes, porque cuando ellos llegan, “ya suele ser un poco tarde”. Digo esto porque la educación financiera desde su raíz pasa primero que nada por valores familiares tales como : LA PACIENCIA y el AUTO CONTROL. Eso se aprende en casa. Un colega mío de trabajo era un experto en la paciencia (cuando ya todos estábamos tomando deuda al límite con préstamos para empleados, financiando con tarjetas, prestamos de la asociación de empleados. El estaba ahí…ahorrando. Y decía, dentro de 2 años me comprare mi coche. Todos le mirábamos,.. Que tipo con paciencia!, decíamos. El terminaba pagando muchísimo menos y negociando sus compras al contado. Con esto no digo que no sirve la educación financiera posterior, solo que sirve generalmente ya para poner la casa en orden, pero usualmente con costos de refinanciaciones ya muy altos. Si no educamos sobre esto en la familia, tratemos de llegar a los colegios.

 

wpid-screenshot_2015-10-11-10-35-31.png¿Disfrutar hoy.   Pagar mañana?  Si podemos atajarnos, mejor no.

http://www.trustfamilyoffice.com

 

Anuncios