Educación Sexual y Financiera. 3 Pilares. Publicado en Revista Foco, Paraguay.

Por: @angelopalacios

Existe mucha similitud entre la educación financiera y la educación sexual . Ambas deben comenzar en casa a temprana edad, y sobre todo, educando con el ejemplo. He leído dos libros: Educación Financiera, de A. Vázquez y Educación Sexual, de J. Hiramine, que me interesaron como economista y como padre de familia. Quisiera compartir con ustedes este breve análisis.

La primera conclusión irrefutable que ofrecen estos textos, es que ambas cosas la enseñanza se debe impartir desde temprano. Cuando se la da recién en el colegio o la facultad, o aun peor, después, ya puede ser muy tarde para reparar el daño generado (me refiero al sobreendeudamiento y también a una vida sexual precoz y sin límites). Son muy similares.

Esta semejanza se da porque, la raíz de ambos tipos de educación, no pasan precisamente por enseñar sobre lo básico en educación sexual ni financiera en los colegios y en las universidades, sino por educar en el hogar, desde pequeños, sobre temas de templanza, amor verdadero, valores y carácter, además de cómo administrar el dinero. Asi, tenemos 3 pilares.

 

1) La templanza 

Enseñar desde niño a esperar, a ser estoico y a hacer frente a las comparaciones y a la envidia. Si a los 9 o 10 años se le compra un teléfono de alta gama o Tablet de última generación, imagine qué deseará tener cuando sea mayor, o tenga su primer trabajo. ¿Se endeudará con tal de tener siempre lo más nuevo?

Lo mismo se aplica a la vida sexual, cada cosa a tu tiempo, superando etapas. Gracias a Dios ya existen estudios académicos que concluyeron que es recomendable inculcar de vuelta a los hijos los conceptos de castidad y continencia.

Es lo que hay que hacer. Todo a su tiempo, igual con las finanzas, el amor y en todos los aspectos de la vida, pues la templanza es la cualidad que nos induce a la moderación y equilibrio en los placeres y en el uso de los bienes.

 

2) El amor verdadero

Los expertos saben muy bien que el corazón de un buen marketing, es mover las emociones, y la usan. Estas emociones son como sustituto del amor, para los clientes potenciales.

El que desde chico recibe afecto y se siente amado por lo que es, no caerá fácilmente en una publicidad que busca convencerle teniendo una cosa u otra, o regalando objetos va a ser más querido.

Frases como “ahora es la vida, sacá nomás en cuotas, disfruta ahora, paga después” son mensajes sutiles que mueven miles de millones de dólares. En ocasiones, estamos pagando por algo superfluo, y en otros casos ni siquiera podemos cubrir la deuda. El amor verdadero no tiene nada que ver con lo material, sino con sentimientos puros, aunque parezca cursi.

 

3) Los valores y el carácter

Es en casa donde se aprende a tener una visión inicial de la vida y optar por lo bueno, sano y conveniente. Si esta formación, tanto desde el punto de vista sexual como financiero, tendemos a ir hacia donde nos lleven.

Muchas veces nos convencen con palabras dulces o con publicidades engañosas. Recibimos ofertas diarias de todo tipo que nos conducen a adquirir objetos o servicios que en realidad no necesitamos, o que no estamos en condiciones económicas de solventar.

Sin estos 3 pilares, seremos como veletas donde el viento marca el camino, sobre todo, cuando estamos solos y bombardeados por brillantes piezas publicitarias. Seremos llevados por esta brisa del marketing –lo cual ya es normal y forma parte del mundo en que vivimos- por lo que hay que enseñar a manejar este bombardeo. En esta ciencia del marketing muchas veces se manejan y se manipulan – si, lamento decirlo, se manipulan – los sentimientos y las emociones. Cuando mas sola o carente de afecto haya crecido una persona, más fácilmente cae presa de estas estrategias de venta.

Todas las empresas buscan vender y las mejores contratan a psicólogos para armar estrategias que las llaman “debajo del radar”, -en otras palabras, diseñan sistemas de comunicación que inducen –sin darnos cuenta- a desear y comprar. Le doy crédito a un amigo publicista de mi paso por la Banca. Es una ciencia, y saben hacerla a la perfección. Y lo peor es que quizás terminamos comprando algo que no pensábamos comprar y caemos en deudas que no podemos pagar.

¿Cómo hacer entonces para educar sexual y financieramente desde temprano?

Estando con ellos desde pequeños todo el tiempo que se disponga, pero estar. Así, a medida que surgen las primeras preguntas ya tendremos ahí el signo de que llegó el momento de responder y enseñar oportunamente sobre estos 3 pilares.

Nadie deja al azar la elección del colegio y no deja solos a los chicos en su primera etapa de tareas escolares. Imagínense entonces dejarlos solos con estas dos vivencias tan importantes.

Sin embargo, si hemos llegado tarde para esta educación, tanto para nuestros chicos como para nosotros mismos, a no desesperarse, hay formas de volver a encaminar todo, cuesta el triple, pero se puede.

www.trusttamilyoffice.com

Enero 2016

trust

Anuncios