Esta es una pregunta que habitualmente muchos empresarios se hacen.  Tanto para eventualmente calcular si les conviene vender ante una oferta que reciban, o cuando ellos mismos desean poner el negocio a la venta, o simplemente  cuando uno de los socios desea vender su parte.  La palabra clave de hoy es “valor”. Así hablaremos del “valor económico”, y no necesariamente del valor sentimental u otros de una empresa.  Empezando con un ejemplo simple: Tenemos un billete de Gs 100.000.- el cual tiene un exactamente este valor: Gs 100.000, porque en Paraguay se tienen la plena certeza que este billete será aceptado a cambio de otros bienes, o que puede ser guardado para un uso posterior no muy lejano -esto en un ambiente de baja inflación-.   Así, un billete es lo más “líquido” y “poco volátil” que existe.  Es el dinero en efectivo.   Para saber a cuánto puedo vender mi empresa tenemos que analizar entonces cuánto de este “Dinero en Efectivo” puede generar mi empresa de aquí para adelante.  Así, estos importes o “flujos futuros de dinero en efectivo”  deben ser a su vez re-calculados para saber cuánto valdrían hoy mismo.  En otras palabras, debe calcularse lo siguiente: “¿Que dejo de ganar  en los próximos -digamos 10 años-, si vendo hoy mi parte en la empresa?”, porque al vender una empresa, uno vende realmente una expectativa de “dinero que me entraría gracias a la empresa”.   La persona que va a comprar calculara exactamente lo mismo  pero al revés:   ¿Cuánto ganare si compro esta empresa?   ¿En cuanto tiempo recuperare mi dinero?,  ¿Ganare más que si pongo este dinero en otras cosas de riesgo similar?

 

Un error común es calcular solamente el valor de una empresa por su Patrimonio o Capital, o por el valor que quedaría luego de liquidar los activos a precios de mercado cancelando todas las deudas.   Este método es útil hacerlo como referencia, pero siempre comparando luego con este cálculo anterior que hablamos. De esta manera, podemos tener dos empresas con un mismo patrimonio neto de Gs 100.000.000.-, pero una de ellas gana Gs 40.000.000 al año y está en un negocio floreciente  y la otra empresa gana solo Gs 5.000.000 al año y está en un negocio en decadencia.   La diferencia de valor entre ambas es abismal aunque tengan el mismo capital de Gs 100.000.000.  Por eso, mirar solo el patrimonio o capital es un error, tanto para el vendedor como para el comprador.  Hay que mirar también el dinero que se viene, calculando la probabilidad de que estos futuros flujos de efectivo realmente vayan a ocurrir y calculando también cuanto valdrían hoy utilizando una tasa de interés que refleje el riesgo del tipo de negocio.  De estos temas surgen los famosos conceptos de que hay diferencias entre “valor libros” de la empresa –o lo que dice la contabilidad-  versus el “valor de mercado” el cual siempre funciona en base a este concepto de “valor económico”. Estos cálculos deben hacerlo tanto el comprador como el vendedor, con ayuda de sus respectivos asesores financieros, para luego juntarse ambas partes, comparar los precios a los cuales cada uno llego y si hay deseos que la transacción avance, se comparten ambos cálculos hasta llegar a un precio de consenso para hacer la transacción.

 

Debemos recordar que el comprador esperara recibir una utilidad mayor o igual que la recibiría invirtiendo en una empresa de similar riesgo y con similares efectivos a recibir. Mientras que el que vende, esperara lo mismo pero al revés: ¿Cuánta plata futura dejare de percibir si vendo hoy a este precio? Y ahí, los números hablan y se hace mucho más fácil la decisión.    Esto es muy importante hacerlo periódicamente, inclusive como ejercicio (tipo una tasación de un inmueble), en particular en mercados como Paraguay donde no existe un mercado de capitales aún muy desarrollado  (y por “desarrollado” me refiero a mercados donde hay miles de compradores/vendedores diarios y cientos de millones de dólares moviéndose también en forma diaria). Así, cuando escuchamos que el precio de las acciones de una compañía han bajado es siempre porque se estima que esta empresa ganara menos dinero en efectivo en el futuro,  similarmente, cuando una empresa que cotiza en bolsa sube de precio, es porque hay un consenso de que esta empresa estará generando más ganancias en el futuro.  Es así de sencillo.

 

Naturalmente, esta columna es solo una introducción  buscando quitar el mito existente sobre lo referente a valoración de empresas. En breves palabras, una empresa vale más o vale menos en función a su capacidad y probabilidad futura de generar dinero en efectivo para los dueños.  Retomando finalmente el concepto del billete de Gs 100.000: No hay dudas que el billete vale Gs 100.000, sin embargo, una acción que dice Gs 100.000 vale realmente más o vale menos, según el análisis de cuanta ganancia se espera que genere en los próximos años, y esto se realiza estudiando su rubro, como estará la economía en que está operando, como son sus gerentes y dueños, como se estima será la competencia y los márgenes,  cuan duros o no serán los proveedores y clientes, y así proyectando el dinero que generará.  Todo esto se calcula hasta tener un número que sirva de base para negociar una compra/venta, donde también se debe incluir –si existe la información- un histórico referencial de transacciones similares.  Al final, como todos los procesos de determinación de precios, tomando como base a estos cálculos, la transacción se definirá por la oferta y la demanda sobre estas acciones en particular.

Buen inicio de Otoño 2018.

IMG_20160202_215936

Por: angelo.palacios@trustfamilyoffice.com

Anuncios