Monedas Digitales, explicadas de la forma más simple posible – Public Diario LaNacionPY

Para actualizaciones perma­nentes en Twitter, click  twitter.com/angelopalacios  

Luego del fuerte salto en el precio esta semana de las Mone­das Digitales más seguidas en el mercado mundial: (Bit­coin $BTC-US, Ethereum $ETH-US y Ripple $XRP-US) y siguiendo un par de notas previas publicadas en la Revista Foco desde el 2017, comparto hoy con nuestros lectores de La Nación Edición de Domingo, un resumen y nuevos agregados sobre este tema. Para empezar a tratar de entender, imaginemos que nos dicen que 1 Bitcoin es similar a tener un billete que dice “Valido por US$ x”, solo que es electrónico (simi­lar al saldo en el celular o en tu billetera electrónica, o tu saldo que aparece en el cajero automático). Sabes que está ahí, confías que está allí y que podrás usarlo cuando quie­ras, solo que físicamente no podés verlo, es electrónico. Las monedas más conoci­das en el mundo hoy día son todas emitidas por Bancos Centrales, mientras que el Bitcoin y similares son inde­pendientes de los mismos. De ahí nace una nueva iniciativa del Fondo Monetario Inter­nacional denominada CBDG (Moneda Digital de Bancos Centrales), el cual está más explicado al final de esta nota.

Tomemos como ejemplo ini­cial, una de las más popu­lares y conocidas última­mente, el Bitcoin. Siempre recordemos: Para que “algo” sea considerado similar al dinero debe tener atributos fundamentales: a) Ser acep­tado por la gente para com­prar y vender otras cosas, b) Servir para ahorrar y usarlo después, c) Se debe tener cierta tranquilidad sobre su valor en el futuro. El Bit­coin funciona bien hoy día para algunas transaccio­nes, ya que su aceptación está creciendo en comercios online. Sin embargo, su atri­buto de atesorarlo –pese al fuertísimo crecimiento– ha tenido volatilidades fuertes en el pasado. Similarmente en términos de liquidez, existen aún debilidades al tratar de convertir los Bit­coins a la moneda actual del país donde está uno; aún no es perfecto.

En otras pala­bras, debemos tener cuidado aún con el punto (b) porque no está claro ni es muy ágil el proceso de reconversión a moneda real para su uso en un momento de colapso o sencillamente una caída seria y total de Internet, ini­maginable mundialmente, pero… Similar a lo que pasó en un par de ocasiones con las tarjetas de crédito y débito en Paraguay: Proble­mas en el sistema informá­tico y nadie pudo acceder a su dinero. En otras palabras, es fácil comprar Bitcoins, están funcionando bien con las compras y ventas en algunos lugares, pero no es tan fácil y claro todavía el proceso de venderlos de vuelta y hacer­los “líquidos”. “Es fácil soltar las ovejas del redil, pero difí­cil volver a juntarlas

El sitio www.99bitcoins.com tiene una lista de empre­sas que actualmente acep­tan Bitcoins como forma de pago por sus productos y servicios, así como acuer­dos con otras entidades de pago como PayPal y Marcas de Tarjeta de Crédito. Algu­nas empresas conocidas que aceptan monedas digitales son Microsoft, Dell, Bloom­berg, LionsGate y muchas otras no tan conocidas por nosotros. Más empresas se irían sumando en la medida que crezca su aceptación y sobretodo que los Bitcoins y sus Casas de Cambio Online demuestren que pueden dar US$ o la moneda que uno necesite, de vuelta en forma ágil y sin la más mínima duda que ello va a ocurrir. Otro modo de entender a los Bit­coins es hacer un paralelo con las Tarjetas de Débito en Comercios: Antes de los años 80 nadie recibía ni usaba tar­jetas en Paraguay, solamente efectivo o cheque. Recién empezó a crecer cuando se consolidó la confianza de los comercios y de los usuarios que se recibirá sin falta el dinero de la venta y que este sería aceptado. El paso que aún deben dar los Bitcoins y sus similares es demostrar a lo largo del tiempo que tiene una clara garantía como hoy la tienen por ejemplo Visa, MasterCard y similares que las podríamos llamar “Plas­tic-Coins” para este proceso de aprendizaje.

Así, para pasar por ejem­plo de US$ a Bitcoins y vice­versa, existen sitios de “casas de cambio” online, donde uno puede entrar a com­prar y vender sus primeros Bitcoins. Ejemplo: http://www.coinbase.com,o http://www.bitpay.com. Notar que este artículo no es ninguna recomendación para hacerlo, ya aún tiene sus riesgos ya explicados en esta columna. Las Casas de Cambio Online cobran un aproximado de 0,5% por pasar de Bitcoins a Euros o US$, y luego cobran aproximadamente 1 euro por transferirlo a una cuenta bancaria que tengas. Para ello, hay que abrir una cuenta online como la que se abre para Amazon y registrarse. Este mercado existe porque hay comercios que reciben Bitcoins, por ende tienen valor y lo reciben como una alternativa más de pago, al igual que tarjetas de crédito. El riesgo actual radica en que aún no está desarrollado un sistema internacional tras­parente, regulado, sencillo y líquido para hacer efectivo de vuelta tus Bitcoins cuando así lo desees. Sobre las últi­mas y recientes opiniones del Fondo Monetario Interna­cional se pueden leer al final de esta nota.

El precio diario online se puede mirar en el www.bitstamp.net. y también en cualquier sitio del mercado de valores, como por ejem­plo en finance.yahoo.com/quote/BTC-USD?p=BTC-USD&.tsrc=fin-srch. En el 2017, cuando escribí la pri­mera nota, cada Bitcoin valía aproximadamente US$ 1.500, pero su utilización y demanda subieron radical­mente al popularizarse como medio de pago, de inversión o especulación; particu­larmente ahora luego de la pandemia, el mercado mun­dial lo está mirando como el futuro de las monedas luego de los excesivos y nunca vis­tos niveles de emisión mone­taria de todos los países del mundo para intentar res­catar sus economías. Hoy se cotiza cerca de los US$ 19.000, mientras que al ini­cio de la pandemia estaba a US$ 8.000. Sin embargo, notar que así cómo subió y sube de precio, también bajó y podría volver a bajar de pre­cio, todo depende de la oferta y la demanda –como todos los productos del mundo–, hay que estar atentos a cómo se desenvuelve. Será funda­mental lo que decidan los países miembros del Fondo Monetario Internacional y cómo se define el tema de las Elecciones Presidenciales en EEUU.

Muchos analistas dicen que esta moneda o este tipo de monedas reemplazará a todas las monedas del mundo en no más de 10 años. Son las llamadas ideas disruptivas, en el futuro, según estos ana­listas es que todos compra­remos, venderemos y aho­rraremos en Bitcoins u otra moneda digital. De la misma manera los creadores escri­bieron el programa encrip­tado limitando la cantidad máxima de Bitcoins que pue­dan existir en el mundo. La magia final para que el Bit­coin tenga su despegue expo­nencial y permanezca ahí, ocurrida en el momento que éste sea ampliamente acep­tado y pueda ser atesorado sin lugar a ninguna duda. Hoy curiosamente hay dudas si el US$ seguirá siendo la moneda de reserva de valor por exce­lencia. En ese tipo de mundo estamos viviendo hoy. Imagí­nense por ejemplo un depó­sito a plazo fijo en Bitcoins. Repasando para que algo tenga “valor” de moneda la persona que lo recibe debe estar segura que existe otra persona en algún lugar que los acepte y que también pueda pasarlo de regreso a su moneda en forma 100% garantizada lo cual aún no está funcionando a un nivel perfecto. En otras palabras, si te pagaron con Bitcoins, y no estas aun muy seguro, no estas dispuesto a esperar y ver si sube mas o baja nueva­mente, usalos para comprar algo que necesites porque su valor no está aún garanti­zado ni respaldado por Ban­cos Centrales debidamente regulados y garantizando el valor, su curso legal y su fuerza cancelatoria. Por ello el Fondo Monetario ya está hablando de Monedas Digi­tales Oficiales.

El método en que se “acuñan” electrónicamente los Bit­coins y similares está amplia­mente explicado en muchos sitios de internet, pero aún es un tema muy técnico para la mayoria de la gente, lo cual aún disminuye la confianza para su uso masivo y mundial y en todos los niveles socia­les. Muchos inversores se han comprado “posiciones” en Bitcoin y les ha ido muy bien si supieron esperar. Luego, de ahí a considerarlo oficial­mente “moneda” tenemos todavía un camino que reco­rrer. Paradójicamente el logo del Bitcoin es una moneda de “Oro”, que si es algo físico y que ha tenido valor desde hace siglos. Este siglo XXI el Bitcoin y otras “monedas” digitales como Ethereum y similares estarían “dispu­tando” al Oro su categoría de respaldo de “Standard oro” por “Standard Bitcoin o simi­lar”. El tiempo nos lo dirá. Por de pronto, naturalmente estar diversificados porque estamos en un mundo muy cambiante. El valor de un Bit­coin sube en la medida que es más aceptado y la gente cree que tendrá más valor. Opues­tamente, cuando eventual­mente no exista demanda de Bitcoins porque ha fallado en la credibilidad o se haya lanzado oficialmente por el Fondo Monetario y todos los Bancos Centrales del Mundo una nueva Moneda Digital, el Bitcoin podría bajar de valor. Como todas las cosas en eco­nomía la confianza es clave.

En un reciente comunicado del FMI (Fondo Monetario Internacional) del 15 de octu­bre, titulado “Momento para un Nuevo Bretton Woods”, la directora del FMI K. Geor­gieva, dio a entender que la actual situación de emisión de moneda a nivel mundial, como consecuencia de incen­tivos fiscales y monetarios para mitigar el impacto de la pandemia, implicaría la nece­sidad de realizar cambios fundamentales, abriendo camino de debate para que dólar no sea necesariamente la única moneda de reserva mundial o inclusive desafiada a ser cambiada por otra nueva de consenso y quizás digital. Naturalmente Estados Uni­dos dará batalla para que ello no sea así.

Comunicado completo aquí: www.imf.org/es/News/Arti­cles/2020/10/15/sp101520-a-new-bretton-woods-mo­ment. Precediendo a esta declaración del FMI, algunos países como China y Rusia ya habían iniciado conversacio­nes para realizar intercam­bios comerciales entre ellos sin necesidad de utilizar el dólar. Leer: www.brecorder.com/2020/03/17/580793/pakistan-china-and-russia-decide-to-conduct-trade-in-local-currencies-skip-do­llars/. También, el poderío militar y económico adqui­rido en forma individual por China gracias a su cre­cimiento en manufacturas y exportaciones ha llevado al gobierno chino a buscar independizarse del dólar ini­ciando pruebas con un yuan digital. Leer: chinapower.csis.org/china-digital-cu­rrency/ o “El Banco Cen­tral de China inicia Prueba Piloto con Moneda Digital”: www.wsj.com/articles/chi­na-rolls-out-pilot-test-of-di­gital-currency-11587385339. Recordemos que la fortaleza del dólar nació luego de la 2ª Guerra Mundial, con un Acuerdo firmado en Bretton Woods, EEUU, reunión en la participaron la mayoría de los países del mundo. La conferencia fue liderada por J.M. Keynes por G. Bretaña y H, Dexter-White, direc­tor del Tesoro de EEUU. Ya entonces tenían el concepto de crear una moneda única mundial, sin embargo, la diplomacia norteameri­cana respaldada por su for­taleza militar indisputada de entonces, llevó a concluir que se utilizaría al oro como refe­rencia mundial y su precio cotizado en dólares, y luego todas las demás monedas referidas al dólar.

Recordemos que luego de la Guerra Mundial se tenía una situación similar a la que tenemos ahora en tér­minos de economías destrui­das, sobreendeudamiento y excesiva emisión moneta­ria a nivel global. Por ello se habla de la necesidad de un Nuevo Bretton Woods. Recordar también que el “patrón oro” fue cancelado en 1971 y hoy día las mone­das mundiales se emiten con base en sus respectivas reservas, sin la estricta rela­ción al oro. Esto ha llevado a que los países crezcan en emi­sión monetaria y en endeu­damiento con sobreabun­dancia de moneda versus la real necesidad de la econo­mía. La pandemia ha tenido un efecto devastador en los empleos y las economías igual que una Guerra Mun­dial. Así, ya se está hablando públicamente de la necesi­dad de crear una “Moneda Digital de Banca Central” o también “CBDC” (Central Bank Digital Currency, por sus siglas en Ingles). Enlace al sitio del FMI: www.imf.org/en/Publications/WP/Issues/2020/06/26/A-Sur­vey-of-Research-on-Retail-Central-Bank-Digital-Cu­rrency-49517.

El camino a recorrer para implementar una moneda digital mundial deberá pasar por los clásicos 3 filtros que hacen a una moneda fuerte: 1) Debe ser Reserva de Valor (debe hacer certeza que no fluctuara mucho ni que val­drá menos en el futuro. 2) Debe ser unidad de cuenta para realizar transacciones (con esto ya hay experiencias positivas). 3) Debe ser acep­tada por todos (aquí el rol del FMI, del Banco Mundial, y de los Bancos Centrales Mun­diales será fundamental). Pueden imaginarse lo difícil que será convencer a alguien que sus dólares serán cambia­dos o serán ahora equivalen­tes a una nueva moneda digi­tal “XYZ”. Hay un camino por recorrer, pero vemos que el FMI ya empezó. Hoy día exis­ten varias “monedas” digita­les que ya están operando, la pregunta actual es ¿Cuál será finalmente la que prevale­cerá? ¿Una de las actuales o una nueva única a ser creada? EEUU dará pelea para man­tener el dólar como moneda de referencia mundial, por ello es tan dura la Guerra Comercial EEUU – China. El US$ ya venía debilitado desde el 2008, pero la reciente pan­demia hizo necesaria una aún mayor emisión moneta­ria, debilitando más al dólar hasta el punto de estar siendo desafiado como moneda de referencia mundial desde la mismísima sede del FMI en Washington. Tiempos inte­resantes. Todo parece indi­car que se vienen las monedas digitales oficiales.

Somos asesores financie­ros independientes, porque no recibimos comisiones de Bancos, Financieras, Coo­perativas. Casas de Bolsa ni Compañías de Seguros. Para contacto directo, click aquí:. www.trustfamilyoffice.com/contacts.php. Buen resto de jornada.https://f5c97b11fb2c6f2e770006f4c3b0eaa6.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html